Amorcito corazón: los cómics de Pedro Infante

 

Hablar sobre la vida del ídolo de México sería redundar en cualquier cosa que se haya dicho o publicado sobre él, pues existen cientos de espacios y miles de páginas escritas sobre su vida y obra, que se mantiene vigente a cinco décadas de su desaparición. Pero hablar de su paso por las viñetas es otro cantar.

Aunque en los medios de comunicación existen diversas referencias a los personajes que Pedro Infante encarnó en sus películas, curiosamente en las viñetas estas apariciones son muy contadas, a pesar de tratarse de un ídolo con el que una gran parte de los mexicanos se identifica y al que todos conocen.

Dado a conocer a través de las ondas hertzianas, inmortalizado por la pantalla de plata y retratado en centenares de publicaciones, Pedro Infante ha protagonizado fotonovelas, historietas y hasta un serial radiofónico basado en uno de sus cómics. De entre estos proyectos basados en el Ídolo de Guamúchil sobresale La vida de Pedro Infante, título publicado (aproximadamente) entre enero de 1984 y junio de 1991, el cual plasmó la vida del cantante y actor a lo largo de 369 números (204 bajo el sello de Editorial Proyección, el mismo que publicó Las aventuras de Parchís, y el resto bajo el sello Ejea). Curiosamente, cuando el título ya había cambiado de casa editorial, en ocasiones la portada lucía el logo de Ejea, mientras que en la presentación de la historia en interiores se leía el nombre de Proyección.

 

En aquella época, los créditos de los realizadores no se consideraban importantes, tanto así que en el renglón dedicado al adaptador de las historias sólo aparecían nombres como Lulú, Kike, Wina o Fuer, mientras que el crédito del portadista lució en menos de la mitad de la colección. Eso sí, sabemos que el argumento corría a cargo de José Herrera H., con dibujo (en sepia) de Felipe Hernández Arcos y gente como Horacio Robles, Arturo Espinosa, Andrés Cruz, Vladimir García y Heriberto Zavaleta en los fondos, desarrollo de figura humana, medios tonos y letras.

En cuanto a las portadas, algunas incluían firmas como las de Beton o la de JC (cuando Ejea comenzó a dar crédito a sus artista se supo que la segunda firma correspondía a José Correa), siendo este último sustituido por Adrián Rodríguez a partir del número 265. Finalmente, el maestro Jorge Aviña (portadista legendario de El libro vaquero) se hizo cargo de las cubiertas desde el número 294 y hasta el 368, cuando cerró la serie.

 

 

Estos artistas se dieron vuelo plasmando no sólo poses clásicas del actor o posibles sucesos de su vida privada, sino que además recrearon varias escenas representativas de sus películas, por lo que en las portadas desfilaron también personalidades como Sara García, Silvia Pinal, Jorge Negrete, Luis Aguilar, Fernando Soler, María Félix, Joaquín Pardavé, Blanca Estela Pavón, Evita Muñoz Chachita, Antonio Badú y Eduardo Soto Mantequilla. Cabe decir que, contrario a lo que se pudiera pensar, La vida de Pedro Infante no reproducía las historias de sus más de 60 películas, sino solamente algunas escenas, muchas veces vistas tras bambalinas.

Siempre narrada en primera persona, las páginas del título mostraron la niñez de Infante en Guamúchil, Sinaloa, al lado de sus padres Refugio Cruz Aranda y Delfino Infante García, y de sus catorce hermanos. A lo largo de más de un centenar de números, y con un formato propio del género telenovelesco, vimos transcurrir la juventud de Pedro Infante, quien pasa la vida trabajando, cantando, riendo, llorando y soñando. En el resto de los números se presentó su gran aventura al probar suerte en la capital del país, donde tocó puertas hasta presentarse en la XEW y comenzar su descomunal carrera musical y actoral. Desde su primera grabación, Soldado Raso, realizada el 19 de noviembre de 1943 para el sello Peerless, y hasta la filmación de Escuela de Vagabundos, su última cinta, todo apareció en las viñetas de La vida de Pedro Infante.

 

Vale decir que José Herrera y Felipe Hernández, cabezas artísticas del proyecto, se enfrentaron a un gran reto, pues la carrera de Pedro estaba mucho más documentada que su vida personal previa a la fama.

Aun así, crearon una historia coherente con lo que se conocía del ídolo, empatando la carrera, situaciones y escándalos de su vida, siendo el lector testigo de sus presentaciones, filmaciones, amoríos y tragedias, como la muerte de sus padres y de su hija.

En pocas palabras, el equipo creativo a cargo de esta colección plasmó de forma prodigiosa las vivencias de quien diera vida a Pepe el Toro, en lo que seguramente seguirá considerándose uno de los mejores títulos basados en un ídolo mexicano.

 

 

 

 

 

 

Dato Comikaze

Sixto Valencia dibujó El jorobado: la película que no hizo Pedro Infante, cómic a color basado en el proyecto que el actor tenía planeado protagonizar antes de su muerte, y en el cual pensaba interpretar siete papeles distintos.

 

Artículos relacionados

 

+¡Yo era un heróe! Los cómics de Capulina (parte 1)

+Hermelinda Linda: una bruja a todo mecate

+ Yo soy la ficha roja: Parchís en viñetas

+Su Majestad, Yolanda Vargas Dulché (parte 1)

 

Author: David Mendez

Cofundador de Comikaze, es un asiduo lector de viñetas y coleccionista de todo aquello que tenga letras y monitos, así como de sus ramificaciones en juguetes, ropa, películas y promocionales. Gusta de compartir su afición en medios impresos y electrónicos así como de viva voz, además de ser diseñador, locutor, productor, escritor y comediante en sus ratos no libres.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *