A Study in Emerald: Gaiman+Lovecraft+Conan Doyle

Por Luis Maggi

 

Aunque desfasado del episodio del Podcast Comikaze que le dedicamos hace algunas semanas (dar clic aquí) , me emociona saber que por fin podré compartir algunas líneas sobre A Study in Emerald, novela gráfica publicada por Dark Horse Comics en junio de 2018, con guion del aclamado Neil Gaiman, arte por Rafael Albuquerque y colores de Dave Stewart.

Me emociona por dos cosas: primero, porque soy un apasionado de Sherlock Holmes y un fan del universo lovecraftiano. Desde muy joven, por un lado me vi inmerso en un mundo de misterio y deducción sin precedente, y por otro, en un terror psicológico que no había conocido. Además, imaginen mi sorpresa cuando, al caminar apurado en los pasillos de la San Diego Comic Con el verano pasado, me topé con un pendón que mostraba la portada de esta publicación, y a Rafael Albuquerque dando autógrafos. Naturalmente me acerqué, compré el tomo y me formé para iniciar esta aventura…

Desde que tomé la novela gráfica, cuya trama luego supe que ya había sido publicada en Shadows over Baker Street quince años antes, me di cuenta de que sería una adquisición sin igual: desde su elegante pasta dura, que mostraba a una persona en frac, limpiando un bisturí manchado de una sustancia verde con viscosidad similar a la sangre, hasta sus interiores con el arte en acuarela de Albuquerque, plasmado en papel de gran calidad.

 

Ahora bien, la historia es una especie de crossover entre el mundo de Sherlock Holmes en la Inglaterra victoriana, y el universo de Lovecraft donde convergen las criaturas contenidas en Los Mitos de Ctulhu; he ahí la variación del estudio de escarlata como nuestra sangre, al verde, como el líquido vital de aquellos dioses que pudieron gobernarnos en algún momento.

La historia es contada en primera persona, con un narrador que presenta la forma en que conoció a un detective consultor para la policía y a otros colegas de profesión. El detective no titubea en mostrar al narrador sus extraordinarias habilidades deductivas. Al contarnos éste último sus antecedentes, vemos rápidamente que las criaturas lovecraftianas son parte cotidiana del mundo al que pertenecen los protagonistas de esta trama.

Las páginas transcurren impregnándonos de la naturaleza de la relación entre ambos personajes, hasta que entra en escena el inspector Lestrade, de Scotland Yard. El agente policiaco, fiel a las características plasmadas por su creador, Conan Doyle, trae a nuestros personajes un caso considerado imposible de resolver, pero de suma importancia, el asesinato de un miembro de la realeza.

 

Sin afán de narrarles cuadro por cuadro esta obra, puedo asegurar que la historia es maravillosa tanto por su guion como por su arte, pero sobre todo porque invita a sumergirse en todos y cada uno de sus detalles, para entender completamente lo que el autor pretende hacer con los personajes.

El final, como todas las novelas de Sherlock Holmes, mantiene el ritmo de la trama y deja al lector pleno, satisfecho, pero deseando una segunda entrega, la cual el mismo Neil Gaiman ha señalado como inminente.

Como detalle al margen, entre capítulos, Albuquerque nos regala unos magníficos paneles a página completa, en los que se presentan anuncios publicitarios, relacionados con personajes tradicionales del horror, tales como Dracula, el monstruo de Frankenstein, y Jack el Destripador, entre otros.

Recomiendo ampliamente que ademas de leerlo, lo compren, pues será una adquisición perfecta para su colección, además de ser una invitación para sumergirse en los mundos creados por Conan Doyle y Lovecraft. Les garantizo que quedarán encantados.

 

 

 

 

Author: Administrador

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *