Opinión: La manifestación en Angoulême

Por Miguel Ángel Hernández Cedillo

 

Seguro alguna vez has pensado ¡Vaya día pesado que tuve! ¡Estoy de lo más agotado! Ya sólo me baño, ceno y me voy a la cama, para luego leer tus cómics pendientes, o un buen libro, o simplemente prender la tele y seguir con la serie que estabas viendo en Netflix. O quizá es fin de semana y piensas no quiero encerrarme en casa, mejor voy al cine.

¿Te has preguntado como le va a esa gente que se encarga de crear lo que tu consumes cuando no trabajas? Te cuento lo siguiente…

El 31 de enero de 2020, durante el Festival Internacional del Cómic de Angoulême, conocido por reunir a las editoriales europeas más importantes con los autores de mayor renombre y sus lectores, los creadores dejaron (de manera simbólica) sus lápices durante una hora y caminaron al busto de Hergé (creador de Tin tin), ubicado en el centro de la ciudad, para manifestar la precariedad en la que muchos tienen que vivir, ya que mientras muchas editoriales producen ganancias sanas, estas no llegan a los autores. Incluso se realizó una asamblea en la que se señaló que más de 30% de los autores viven debajo de la línea de pobreza. El presidente del jurado del festival se comprometió en vigilar esta situación junto con el ministro de cultura, con el fin de enmendarla.

¿Y a mí qué? Mientras yo tenga mi entretenimiento… si una editorial pone esas condiciones y el autor las acepta, pues es su problema. 

En España, una productora  de cine gana 48% del precio del boleto en taquilla. Lo demás se va entre impuestos,  derechos de autor, y exhibición. En México la cosa es peor, pues de un boleto de 50 pesos (en ciertas zonas del país), la productora recibirá unos 13 pesos. Algunos pensarán ¿Y a mi qué? Mientras yo pueda ver mi película de superhéroes, me da igual. Aquí cabe decir que el duopolio de exhibición cinematográfica que existe en México es el que dicta lo que se debe ver en el cine, y esto se basa en las cifras de venta, que funcionan a la vez como marketing en el cine yanqui (la película fulana alcanzo 1000 millones de dolares en taquilla), lo que a más de uno hará pensar ¡Wow!, si ganó tanto debe ser buena, tengo que ir a verla.

 

¿Pero eso que tiene que ver con los cómics y con lo de Angoulême?

Vamos a redondear el punto, ¿Sabes cuanto gana un autor de libros en México? Hay casos muy diversos, pero si generalizamos, cuando un autor firma para que se le publique, recibe un adelanto por regalías y luego, ya que la obra sale a la venta, recibirá sólo 10% del precio de cada ejemplar. Es decir, si un libro cuesta 100 pesos, el autor recibirá 10 pesitos, mientras que el resto será para la editorial, la distribución, los puntos de venta.

Muchos autores en el medio editorial desconocen las cifras exactas de lo que vende su obra, pues mientras si el tiraje oficial es de 5 mil ejemplares, y la editorial le reporta a su creador que sólo se vendieron mil 300, no queda sino aceptar la cifra como una verdad. Esto a menos que el autor sea un best-seller, por lo que forzosamente se enterará de cada reedición de su libro. Al volverse el escritor un buen negocio, la editorial le comunicará con gusto las ventas, con el fin de impulsarlo a producir más ganancias. ¿Comienzas a ver un patrón?

En todos los países, los autores (de cómics, libros, series o películas) reciben, si bien les va, menos de la cuarta parte de lo que cuesta su producto final. Sin embargo, en esa cadena de esfuerzos, 90% del trabajo pesado es de los autores.

 

¿Qué tiene que ver conmigo como consumidor?

El mercado ha beneficiado a las distribuidoras, a los puntos de venta, y si hay algun autor que no acepte esas migajas… perdón, condiciones, habrá otro que lo haga. Y quienes se quedan con la mayor parte del pastel son los que deciden qué consumirá el resto. De ahí que buenas obras nunca se conozcan. Trasladado al cómic, es por ello que las editoriales prefieren apostar por licencias probadas que producirán dinero seguro, en vez de publicar material original. Ojo, que ahí quienes realmente ganan son los sellos, pues a los autores seguirán recibiendo un porcentaje muy bajo por cada ejemplar vendido de su obra. Por supuesto, no todas las editoriales son así, sólo aquellas que dominan el mercado y que ponen la pauta que los demás siguen para fijar los porcentajes que se pagan a los autores.

Lo que nos lleva de vuelta a Angoulême, donde los autores alzaron la voz para tener una participación más favorable en el porcentaje de ventas y vivir de manera digna, lo que les permitiría seguir creando obras. Lo visto en el festival fue apenas una chispita, y si como lectores-consumidores la difundimos, podemos provocar otra chispita entre los novelistas, y entre quienes producen series, entre quienes producen cine, traduciéndose al final en mejores condiciones para los autores.

 

A mí dame mi entretenimiento, me da igual

Si una editorial nota que te gustan los personajes de cuerpos esculturales en trajes entallados, capaces de derrotar a un villano con rayos que salen de sus ojos o manos, mientras exclaman algún diálogo rimbombante, es lo que seguirán dándote (¿cuánto de eso último hay en el último cómic que leíste?). Pero supongamos que eres un lector más exigente y buscas una historia que te cuente algo más. Entonces, en vez de pedirle a la editorial que publique más historias de un personaje, le pides más obras de determinado autor. Es entonces cuando al creador le darás armas para negociar sus condiciones de trabajo, y como consumidor terminarás ganando, pues en vez de que el autor tenga que pensar en cómo pagar la renta el siguiente mes, podrá dedicar sus esfuerzos a crear una obra de mayor calidad, que finalmente llegara a ti. Lo mismo para en el cine, en la televisión o en la literatura. Si te vuelves un consumidor exigente y buscas obras que te enriquezcan, siempre tendrás mejores obras por disfrutar.

Así que levantamos una copa y brindemos por los autores de Angoulême, quienes saben que al exigir una mejora no es solo piensan en ellos mismos, sino en aquellos que al final del día tendrán sus obras.

 

Nuestro colaborador

Miguel Ángel Hernández Cedillo es escritor y dibujante de cómics. Fue colaborador de las revistas especializadas en comic Ultimate Reports, DibujArte y Noveno Arte. Como autor de cómic ha publicado en Heavy Metal, Cenizas, Portal de Sueños, Tierra Adentro, Comikaze, Poe & Phillips, Pulpo Comics, Monstruos de vapor, Astronautas mexicanos. Es parte del equipo de conductores del Tonight Podcast.

 

 

 

 

Author: Administrador

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *