¡Éste es un trabajo para Super-Gaiman!

Por Alfredo Rodríguez Karmix. Publicado originalmente en Comikaze #37 (julio de 2019)

 

Siento que soy el Robin para su Batman, el Speedy para su Green Arrow, la Etta Candy para su Wonder Woman.

Con esas palabras Neil Gaiman accede a la petición de Jonathan Ross de subir a molestar a Steve Ditko en su oficina de Nueva York a fin de entrevistarlo para el documental de la BBC In Search Of Steve Ditko (2007). ¿El resultado? No lograron la entrevista, pero charlaron con el legendario cocreador de Spider-Man, que no les permitió  grabar la conversación, tomar fotos, o decir nada respecto al encuentro. Eso sí, Neil salió encantado de haber conocido a Ditko y presumió a las cámaras los cómics que el artista le regaló, como haría cualquier fan tras conocer a uno de sus ídolos.

Y es que, aunque Gaiman es uno de los nombres más importantes en la literatura fantástica moderna y autor de algunas de las obras más relevantes en la historia de la narrativa gráfica, no niega la cruz de su parroquia: le gustan los cómics de superhéroes.

A pesar de ello, son contadas las veces que este creador ha jugado con los héroes de las dos grandes editoriales del cómic estadounidense o los de otras compañías, aunque vale la pena recordar que en un principio su Sandman estaba firmemente plantado en la continuidad de DC Comics e incluso vinculaba de forma retroactiva a Morpheus como la inspiración onírica para la identidad secreta de Wesley Dodds, el primer Sandman, quien conoció brevemente al Rey de los Sueños en el one-shot Sandman: Midnight Theatre (1995).

 

Gaiman escribió su primera historia para DC como resultado de una reunión con Jenette Kahn (entonces presidente de la compañía) y los editores Dick Giordano y Karen Berger. En ese encuentro, Gaiman y el artista Dave McKean presentaron propuestas para series estelarizadas por personajes más bien oscuros y no tan mainstream, como John Constantine, Sandman (el original), Phantom Stranger y Green Arrow, pero todos estaban en manos de otros equipos creativos o a punto de ser relanzados. Al final de su lista estaba el nombre de Black Orchid, una olvidada heroína mitad humano, mitad planta.

Dick Giordano le dio luz verde para desarrollar una miniserie, la cual fue publicada en 1988. En ella seguimos los pasos de dos niñas, Flora y Suzy, hijas de la Black Orchid  original, quienes, al intentar descubrir su propio pasado, se encuentran con otros personajes vinculados a la flora de la Tierra, como Swamp Thing, Poison Ivy y The Floronic Man, además de Batman, lo que marcó la primera, pero no última vez que Gaiman escribió una historia con el Caballero Oscuro.

A finales de los 80, Gaiman escribió partes del primer número de Secret Origins Special (1989). En él, un grupo de reporteros llega a Ciudad Gótica para grabar un documental y realizar entrevistas con algunos de los villanos más coloridos y prominentes de la ciudad, incluyendo a Two-Face, The Penguin y The Riddler. Gaiman escribió la historia marco con los reporteros, así como la del origen de Edward Nigma, a quien los reporteros consideran un villano menor y cuya historia acceden a incluir en el documental tras no poder contactar a pesos pesados como Joker.

 

Luego de ver su trabajo con Black Orchid (entonces aún sin publicar), Mark Waid, quien en aquella época era editor en DC Comics, le propuso dar cierre a la serie antológica Action Comics Weekly. Para ello Gaiman escribió una historia protagonizada por Green Lantern y Superman que, aunque ya había sido aprobada, contradecía algunas cuestiones de continuidad, por lo que fue archivada. Fue hasta el año 2000 que la historia se publicó como novela gráfica con el título de Legend Of The Green Flame.

Tras el éxito de The Sandman, Gaiman escribió ocasionalmente historias para varias antologías de DC, entre ellas la historia corta A Black & White World, para Batman Black And White #2 (1996), con arte de Simon Bisley; una historia sobre Deadman en Solo #8 (2005), y una de Metamorpho en Wednesday Comics (2009), ilustrada por Michael Allred. Esta última destaca por la maestría de la dupla Gaiman-Allred para recrear el estilo y esencia de las planchas de tiras cómicas semanales de los periódicos.

En 2009, Gaiman escribió la última historia de Batman, titulada Whatever Happened to the Caped Crusader?,  presentada en Batman #686 y Detective Comics #853 como corolario a los eventos Batman R.I.P. y Final Crisis, de Grant Morrison. El título y tono de esta historia imaginaria (¿que no todas lo son?) hacen referencia a Whatever Happened To The Man of Tomorrow?, escrita por Alan Moore en torno a Superman.

 

Y a propósito de Alan Moore, cuándo éste concluyó su exitosa etapa al frente de Marvelman (conocido en Estados Unidos como Miracleman) en las páginas de la revista Warrior y posteriormente en Epic Comics, fue el propio autor quien seleccionó a Gaiman para continuar las aventuras de Mike Moran. Desafortunadamente, el título fue cancelado antes de que Gaiman y Mark Buckingham terminaran la épica de tres libros que tenían planeada.

Sin embargo, años después, Marvel Comics obtuvo los derechos de publicación de la obra, poniendo punto final a un largo pleito entre Gaiman y Todd McFarlane sobre la propiedad intelectual del personaje, el cual se había agudizado cuando un jurado falló a favor de Gaiman después de que éste interpusiera una demanda para ser reconocido como cocreador de Cogliostro, Medieval Spawn y Angela, personajes del título Spawn, desarrollado por McFarlane.

Así, en años recientes Marvel reimprimió todos los números de Miracleman y se espera que, en un futuro no muy lejano, el tándem Gaiman-Buckingham termine la historia que quedó pendiente hace muchos años.

 

La visita maravillosa

A principios de siglo, Joe Quesada consiguió llevar a Gaiman a La Casa de las Ideas, donde escribió dos series limitadas firmemente establecidas en la continuidad del Universo Marvel. La primera fue 1602, con la que exploró lo que habría pasado si la Era Marvel hubiese iniciado en ese año, presentando su visión de personajes tan icónicos como los Fantastic Four, los X-Men, Daredevil y Captain America. A pesar de la premisa, Gaiman logró que la historia sucediera en el Universo Marvel principal.

Su segunda historia para Marvel fue Eternals, miniserie que sirvió como una reinvención de los personajes creados por Jack Kirby y olvidados durante mucho tiempo. Esta serie de siete números apareció después de Civil War y presentó a un grupo de dioses atrapados en identidades humanas, y narró su jornada para recuperar su identidad. Por cierto, recomiendo poner particular atención a esta miniserie, ya que se rumora que será la base para una nueva franquicia fílmica, estelarizada por Angelina Jolie.

La última vez que Gaiman colaboró con Marvel fue como consultor en la introducción de Angela al Universo 616 en el epílogo de Age Of Ultron #10 y en Guardians of the Galaxy #5, publicados en 2013.

¿Veremos más historias de superhéroes escritas por Neil Gaiman? A veces los sueños se hacen realidad.

 

 

Nuestro colaborador

Articulista y traductor de Editorial Kamite, ha traducido títulos como Avatar: The Last Airbender, The Legend Of Korra y Courtney Crumrin, así como todos los títulos digitales de Neymar Jr. Comics para Fan The Flame Concepts. Vive en las lejanas tierras de Mordor con su esposa y sus dos perritos: Kayser y Brownie. Es coanfitrión del podcast semanal El Café Comiquero.

 

Author: Administrador

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *