Valérian: el héroe de ayer, hoy y siempre (2a parte)

Por Jorge Cervantes. Publicado originalmente en Comikaze #35 (2018)

 

A lo largo de más de veinte números de la revista Pilote se publicó la aventura ecologista Bienvenue sur Alflolol (Bienvenidos a Aflolol), donde los lectores conocieron Tegnorog, un enorme planeta de recursos interminables colonizado por el imperio terrestre y del cual Valérian y Laureline parten tras una inspección. En su camino de vuelta los agentes encuentran una nave a la deriva, en la que viaja un grupo de extraterrestres que experimentaron un incidente mientras viajaban de regreso al planeta Aflolol. Lo complicado del caso es que estos longevos viajeros salieron de su Aflolol hace 4 mil años y al volver descubrieron que los terrícolas se habían adueñado del lugar, rebautizándolo como Tegnorog.

 

En 1972 apareció Les Oiseaux du Maître (Los pájaros del amo), que narró cómo en un lejano planeta una gran cantidad de náufragos dedican su vida a alimentar a una supuesta divinidad, pues temen a la gigantesca parvada que ésta tiene bajo su control. Fue ese mismo año que Christin y Mézières recibieron el Premio del Sindicato de Dibujantes de Francia. Cambios internos en Pilote detuvieron temporalmente la publicación de las aventuras de Valérian y Laureline, que fue retomada en 1975 con una periodicidad mensual.

En L’ambassadeur des ombres (El embajador de las sombras), historia que sirvió como inspiración para la cinta estrenada en 2017, los lectores conocieron Punto Central, un importante asteroide artificial donde se conglomeran y cohabitan extraterrestres de todos los puntos de la galaxia. El nuevo presidente del consejo local, un terrícola, debe ser protegido por los agentes espacio-temporales, y Laureline toma buena parte del protagonismo.

 

Para 1976 comenzó a publicarse Sur les Terres Truquées (Mundos ficticios) y dos años más tarde le siguió Les Héros de l’Equinoxe (Los héroes del equinoccio). En el primero, Laureline y la historiadora Jadna rastrean a un intrigante estudioso que recrea pasajes de la historia terrícola con extrema fidelidad, mientras que en el segundo, Valérian toma parte en una competencia que busca al procreador de una nueva generación de niños que permita salvar a una raza de la extinción.

Entre 1980 y 1981 se publicaron Métro Châtelet, Direction Cassiopée y Brooklyn Station, Terminus Cosmos. Esta historia en dos partes mandó a Valérian a investigar la aparición de extrañas criaturas en la Francia de 1980, situación que es del interés de un par de grupos pertenecientes a monopolios con intereses bastante oscuros.

En 1983 y tras 16 años de publicaciones exitosas, los autores notaron que se encontraban a sólo tres años de 1986, fecha en que de acuerdo con la narrativa de Valerián y Laureline ocurrió el cataclismo nuclear que dio origen a su universo. Fue así que Christin y Mézières lanzaron Les Spectres d’Inverloch (Los espectros de Inverloch) y Les Foudres d’Hypsis (Los rayos de Hypsis), en los que nuestros héroes son encomendados con una serie de tareas importantes para el destino de la Tierra.

 

Durante los siguientes nueve álbumes sus aventuras tuvieron como objetivo encontrar su planeta, perdido durante los hechos narrados en Les Foudres d’Hypsis, mientras que los cabos sueltos de este ciclo quedaron cerrados en el álbum L’OuvreTemps (El Abretiempo), publicado en 2010.

En 2013 se estrenó un interesante metraje llamado L’Histoire de la page 52 (La historia de la página 52), que documentó paso a paso la labor detrás de la conceptualización, desarrollo y cambios de dicha página del álbum Souvenirs de Futurs, publicado ese mismo año y con el cual cerró definitivamente la serie (al momento de escribir este texto todavía no ha sido publicado en español).

A lo largo de la saga, por demás recomendable, Christin y Mézières dejaron muy claras sus posturas sociales, económicas y políticas, entretejiéndolas ingeniosamente con sus atractivas narraciones de anticipación. La intención de ambos nunca fue realizar un panfleto político, sino únicamente hacer notorios, de una manera entendible y divertida, algunos de los vicios de la sociedad moderna.

 

Dato Comikaze

Tras un par de intentos fallidos, en 2007 se estrenó la animación Valérian y Laureline, coproducción franco-japonesa de 40 episodios.

 

Artículos relacionados

+Valérian: el héroe de ayer, hoy y siempre (primera parte)

Author: Jorge “Gorka Olachea” Cervantes

Fundador y coordinador del extinto club de cómics GRAPHOfilos en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y del encuentro cultural universitario Arte9. Portadista, dibujante, diseñador y editor recurrente en la historieta independiente El Monito, fue colaborador en diversas secciones de la revista MAD México. Aficionado al cómic europeo, se desempeña profesionalmente como ilustrador, diseñador gráfico y coordinador de eventos.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *