Batman: Li’l Gotham. Mundo pequeño, diversión enorme

Por Raúl Hernández, A.K.A. Wakko. Publicado originalmente en Comikaze #33 (abril de 2016).

 

Imagina un universo donde los personajes de DC Comics son pequeños (chibi, dirían en el Lejano Oriente) y tienen acción y aventuras sin caer en la seriedad extrema ni en la violencia muchas veces injustificada e innecesaria. Esto parecería menos probable todavía si hablamos en específico del entorno de Ciudad Gótica, donde gobierna la mafia y los niños están cerca de nacer con una pistola en la mano.

Pero en esta pequeña Gotham todo es más light, sin que por ello se limite a entretener a los más pequeños. Estamos frente a una joya que ejemplifica a la perfección lo que el término all ages debiera significar, pues realmente es para todos, incluso para los admiradores del grim & gritty. A no ser, claro, que estén muertos por dentro.

El pequeño cómic que pudo

Li’l Gotham comenzó su publicación en 2012, originalmente en formato digital, aunque cabe decir que la idea había sido mostrada años antes por sus creadores, Dustin Nguyen y Derek Fridolfs. Al primero lo ubicamos por su trabajo en títulos como Streets of Gotham (con guión de Paul Dini), Gates of Gotham, The Authority, y recientemente en Descender, escrito por Jeff Lemire. En la mayoría de sus comics, Nguyen presenta un estilo más bien serio, muy opuesto a Li’l Gotham, aunque siempre se caracteriza por sus acuarelas de  calidad inigualable.

 

Por su parte, Derek Fridolfs ha hecho tintas, color, portadas y guiones para diversos títulos del Hombre Murciélago, como Gotham Academy (con arte de Brenden Fletcher), así como para Adventure Time y Regular Show, además de colaborar en el mundo de los videojuegos. Ambos artistas han hecho equipo en proyectos como Batman: Heart of Hush y Secret Comics Society #1: Study Hall of Justice. Este último, editado por el sello Scholastic, debutó en primer lugar de la lista de ventas del New York Times en la categoría de novelas gráficos en pasta dura.

Tras la publicación de los primeros capítulos de Li’l Gotham como historias de apoyo en un grupo de anuales de Batman, el proyecto se convirtió en una serie regular propia, llegando a publicarse una docena de números que después se recopilaron en dos volúmenes, siendo el segundo nominado en 2015 al premio Eisner, en la categoría de mejor publicación para niños.

 

 

¿Batman con humor?

No es que los creadores de Li’l Gotham hayan cambiado la personalidad seria y oscura del encapotado, pues hasta cierto punto lo mantuvieron así. Pero las situaciones y personajes alrededor de él dieron en el clavo, junto con el estilo gráfico. Me refiero particularmente a Damian Wayne, vástago de Talia al Ghul y Bruce Wayne, que en esta historia es el Robin en turno, y es quien provoca muchas de las aventuras contadas.

La idea primaria del cómic es establecer mini-historias ambientadas en festividades como Halloween, el Día de Acción de Gracias, Navidad, Año Nuevo, San Valentín, el Año Nuevo chino, el Día de San Patricio, la Pascua, el Día de los Inocentes, el Cinco de Mayo (¡con todo y luchas!), el Día de las Madres, y el Día del Padre.

Cabe señalar que para crear el estilo visual de esta muy recomendable serie, Dustin Nguyen se basó en el diseño de personajes utilizado para el videojuego Puzzle Fighter, curioso spin-off del famoso Street Fighter.

La nostalgia es un punto que Li’l Gotham ataca muy bien, pero de manera sutil, ya que la idea de este título era que pudiese ser leído y disfrutado por niños de ocho años, quienes seguro no entenderán los guiños y easter eggs, que los rucomiqueros de treinta y más encontrarán refrescantes en esta lectura.

 

Hay que recordar que esta es una obra fuera del canon, una especie de Elseworld, pues toma a personajes de distintas épocas y versiones de Batman (la serie televisiva de 1966, la serie animada de los 90, y diversos cómics), pero eso no hace que se sienta fuera de lugar. Todo en Li’l Gotham está muy bien integrado.

Este título de Batman es una muestra más de que no es necesario recurrir a la ultraviolencia o la sangre, ni ceder ante la aparente necesidad de seriedad y adultez que muchos piensan deben incluirse para que sea una buena y auténtica historia digna del Hombre Murciélago. Mientras el sitio web IGN señala que se trata de un libro que todo fan de DC Comics debe leer, yo diría que es uno que todo lector de cómics en general, debería conocer.

Gracias a que no se trata de un título muy viejo (se publicó hace apenas cuatro años), Li’l Gotham no es nada complicado de conseguir. Además de que puede hallarse en la sección de números atrasados de muchas tiendas, los dos tomos compilatorios también son fáciles de encontrar. Incluso existe ya una edición mexicana del primer volumen por parte de DC Comics México (Editorial Televisa). Esto supone una gran ventaja para los lectores jóvenes que aún no dominen el inglés y que deseen iniciar su camino por el buen hábito de la lectura.

Author: Raul Hernández "Wakko"

Ilustrador egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, ha colaborado en proyectos como el cómic Aventuras Enmascaradas, el webcómic El Bueno, El Rudo, El Malo y El Cacha, la antología de narrativa gráfica 12M, la revista Momento (Tlaxcala), y el webcómic Tiras Reactivas, para Historias de Vida y Azúcas, A.C. Colabora de forma constante con la revista Comikaze, como ilustrador, articulista y diseñador de stickers morrocotudos.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *