Chris Giarrusso: pequeñas maravillas y maravillas para pequeños

Por Rodrigo Vidal Tamayo. Publicado originalmente en Comikaze #25 (septiembre de 2014).

Peter Parker reparte periódicos y es acosado por Norman Osborn; se desata una guerra civil entre superhéroes por el uso de los juegos en un parque; Hulk verde es tonto, al igual que Hulk rojo y ¡cáspita! Hulk azul. ¿Hablamos de un nuevo megaevento anual de Marvel Comics? No, se trata de Mini Marvels, las graciosas aventuras de nuestros héroes favoritos, en un universo donde todos son niños jugando a ser adultos que no han dejado de ser niños. El resultado es hilarante.

 

El blues del voceador
Los Bullpen Bits fueron pequeñas tiras cómicas que aparecieron en la sección Bullpen Bulletin de algunos cómics Marvel entre 1999 y 2001. Ahí pudimos conocer lo que a la postre se denominarían Mini Marvels: chistes sobre el universo de La Casa de las Ideas, pero con personajes infantiles.

El relativo éxito de estos dibujos se basó en la sencillez de su trazo y lo simple (que no simplón) de su humor, pues reflejaba algunas características básicas de personajes como Spider-Man, Hulk o Wolverine y les daba un giro hacia lo absurdo. El autor de estas tiras era Chris Giarrusso, un ex becario convertido en asistente de editor quien, a decir de él mismo, estuvo molestando a su editor hasta que le permitió publicar las aventuras de los héroes marvelianos convertidos en niños.

 

 

Con la desaparición en 2001 de la sección donde se publicaban originalmente, las tiras pasaron a ser historias de complemento en algunos cómics, en los que los lectores podían encontrarlas al terminar de deleitarse con las aventuras normales de sus héroes favoritos. El tono desenfadado de las tiras, además de la picardía con que estaban escritas (sin que por ello fueran vulgares o tuvieran doble sentido) les permitió irse ganando al público, aunque no tanto como para que se les dedicara un título propio.

Sin embargo, las tiras tuvieron el apoyo necesario para ser recopiladas en algunos tomos, además de editarse un par de números únicos, donde quedó patente que el fuerte de Giarrusso eran los cómics enfocados a todo público, algo raro en las grandes editoriales de cómics en aquellos años (en la actualidad ese panorama no ha cambiado demasiado, pero es notorio el crecimiento que dicha categoría ha tenido en el cómic comercial).

 

 

 

Piedra, papel y tijera
El humor de Giarrusso es sencillo: apela a las características que los personajes han adquirido en décadas de aventuras, al mismo tiempo que respeta sus elementos esenciales. Daredevil es gracioso porque es ciego y jamás puede enterarse de la acción, además de que siempre voltea al lado equivocado. Hawkeye tiene su típico orgullo, que lo lleva a meterse en problemas de los que siempre tienen que salvarlo los demás Avengers. Por su parte, Spider-Man sufre los típicos problemas que le suceden en su cómic, con la salvedad de que aquí está en su pubertad, por lo que las complicaciones no hacen más que acumularse.

Como podrán imaginar, las historias no son complicadas, lo que las hace ideales para el público infantil, además de que apelan a la nostalgia del lector adulto, por lo que también funcionan para ese sector, y claro que tener un humor que va del chiste fácil a la ironía ayuda a que la atención no se pierda.

El dibujo es otro factor de atracción para la obra de Giarrusso, ya que es demasiado sencillo pero al mismo tiempo es capaz de comunicar las sensaciones necesarias para comprender las actitudes de los personajes. Ambos factores también valorizan sus obras para el público general, pues por un lado el arte siempre es colorido y la simplicidad de los trazos atrae las miradas infantiles, mientras que el manejo de expresiones complica las historias para los lectores mayores. Además, siempre es emocionante descubrir la forma en que el autor representa a los personajes de la compañía u homenajea alguna portada clásica con su particular estilo.

 

Levantando el vuelo
Pero Chris Giarrusso no es un hombre que trabaje por encargo. Con G-Man ha probado utilizar personajes propios y el resultado lo ha llevado a ser nominado a los premios Harvey. El cómic es su versión de los superhéroes, con mucho del humor que lo caracterizó en Mini Marvels, pero también con guiños autobiográficos. Giarrusso sólo busca entretener, pero lo hace de una manera respetuosa hacia todos sus públicos, lo que otorga un valor mayor a la obra. Con tres volúmenes a la fecha, G-Man mantiene ocupado de tiempo completo al autor, por lo que el regreso de Mini Marvels se siente lejano.

Otra de las actividades en las que el autor ocupa su tiempo es en promover el uso educativo de los cómics. En fechas recientes, olvidando el vergonzoso episodio de la historia legal de Estados Unidos en el que Fredric Wertham intentó prohibir los cómics y lo único que obtuvo fue una autocensura que limitó la creatividad del medio al máximo nivel, se ha reconocido al cómic no sólo como un medio de comunicación masivo, sino como un arte (aunque no todas las historietas puedan serlo), por lo que se han dedicado estudios serios a su análisis y comprensión.

Bajo esta óptica, diferentes promotores de su lectura lo han utilizado como laboratorio para fines educativos, no sólo como apoyo en el aprendizaje de la lectura, sino como un medio para comunicar conceptos y acercar al público a temas que de otra forma podrían parecerles ajenos.

En este caso, el dibujo de Giarrusso se antoja atractivo para un público tan complicado como el infantil, que en una época de inmediatez y déficit de atención tal vez pudiera lograr la hazaña de absorber a los pequeños por largos ratos. Tal vez por ello es que Giarrusso haya sido seleccionado para ilustrar la colección de libros The Amazing Adventures of Nate Banks, dirigidos al público infantil, en los que además de dibujar las portadas realiza historietas de ocho páginas que acompañan cada tomo.

 

Crisis de las capas
Actualmente la escena del cómic para todas las edades se encuentra en un despunte, con casi todas las editoriales publicando de manera constante títulos que apelan a cualquier público. Curiosamente, muchos de esos títulos venden más que sus contrapartes dirigidas al público duro (no lo llamaremos viejo para no ofender susceptibilidades) debido a la alta calidad tanto gráfica como lírica con que se encuentran realizados.

Habría que importar a México la fórmula exitosa para tener un cómic dirigido a todas las edades y realizado de manera competente, olvidando que forzosamente deba parecer una caricatura o que únicamente narre historias de magia y amistad. El público infantil es capaz de comprender situaciones más complicadas, por lo que investigar su desarrollo mental debe ser labor de los autores, quienes no deben limitarse a escribir y/o dibujar, sino que deben conocer bien su(s) público(s) meta y así crear las mejores historias que puedan ofrecerles.

Chris Giarrusso puede ser el ejemplo a seguir, pues su fórmula no intenta abarcarlo todo sino apretar donde debe, sin dejar nunca de lado la autocrítica, ingrediente fundamental para lograr una obra atemporal.

 

A continuación pueden leer la entrevista que Comikaze realizó a Chris Giarrusso en su primera visita a México, acontecida en 2014 como invitado de La Mole Comic Con:

Comenzaste tu carrera dibujando tiras cómicas para Marvel ¿Es tu sueño llegar a trabajar con alguno de sus personajes principales, o prefieres seguir realizando parodias? ¿Qué personajes te gustaría utilizar? ¿Preferirías darle un enfoque para todas las edades o te ajustarías a las necesidades de la historia?

Siempre me han interesado las tiras cómicas y los superhéroes, así que comenzar en Marvel realizando tiras humorísticas sobre superhéroes fue la combinación perfecta para mí. Hacer cómics en el universo ‘principal’ me atrae, pero mi gran sueño siempre ha sido escribir y dibujar mis propios cómics, lo que hago en G-Man.
Me he enfocado en mis propios cómics por tanto tiempo que no tengo alguna idea específica para otros personajes, pero estoy seguro que algo se me ocurriría si surgiera alguna oportunidad.

 

 

G-Man ha sido un éxito con el público infantil ¿Cuáles crees que sean los ingredientes para ese éxito?
Únicamente intento hacer historias que sean divertidas.

¿Qué tanto de la historia en G-Man es material autobiográfico? ¿Podrías platicarnos un poco de la historia detrás de este proyecto?
Muchos de los personajes del cómic están inspirados en mi familia y amigos. G-Man es la forma en que vivo y narro mi propia fantasía superheróica de la infancia. La dinámica entre G-Man y su hermano Great Man es idéntica a la que mi hermano y yo teníamos cuando éramos pequeños.

En alguna ocasión has sido enfático en el hecho de que los cómics apropiados para todas las edades son necesarios para la salud de la industria ¿Por qué lo afirmas? ¿Cuál es el estado de los cómics para todas las edades en la actualidad?
Cualquier industria será más sana si su base de clientes está en constante crecimiento, por lo que proveer de cómics para todos los públicos permite que la base de clientes se expanda constantemente, además de que cultivar un público joven también permite que en un futuro haya recepción para historias maduras. Si la industria falla en crear nuevos fans, el público actual en algún momento se volverá viejo y morirá, y no habrá a quién venderle cómics. Por el momento, los cómics para todas las edades están incrementando considerablemente su popularidad y su cantidad de títulos.

 

¿Cuáles deben ser los ingredientes para un cómic que apele a todo público y esté bien realizado? Pareciera que los cómics dirigidos a niños, así como las películas, no se toman en serio, creyendo que el público infantil es idiota ¿Cómo evitaste esto en G-Man?
La meta debe ser escribir y dibujar una historia entretenida.

Idealmente quieres que la historia sea apropiada para niños, lo que en su forma más simple significa que no contenga material sexual, violento u ofensivo. Lo que impide que esto se convierta en algo simplón es que cada autor tiene una idea diferente de lo que eso significa.

Creo que en esos casos donde la historia se siente simplificada es porque se les ha puesto demasiadas restricciones a los creadores, impidiéndoles contar una historia interesante.

Es difícil tener un personaje malvado cuando no se te permite que sucedan cosas malas en la historia. En el caso de G-Man, que es publicado por Image, soy el único que decide lo que está bien y lo que no.

 

 

¿Tienes otro proyecto además de G-Man? ¿Existe la posibilidad de que hagas una historia para todo público que no necesariamente sea humorística? Nos encantan tus gracejadas, pero un cómic para todo público con un tono más serio parece ser un gran desafío en una industria enfocada a públicos adultos. 

De momento tengo las manos llenas con G-Man, pero nunca se sabe lo que ocurrirá en el futuro.

Por último, ¿crees que los cómics puedan ser utilizados como una herramienta educativa? No sólo como un incentivo para la lectura, sino para promover conceptos, competencias, valores, etcétera.
Claro, toda forma de comunicación puede ser una herramienta educativa. La organización Reading with Pictures se dedica exclusivamente a utilizar los cómics en la educación. Pueden conocer más sobre ellos en www.readingwithpictures.org.

 

+¿Quieres saber más de Chris Giarruso? Visita su sitio web.

 

Otras entrevistas Comikaze

+ Dibujar a Miles Morales, el nuevo reto de Óscar Bazaldúa

+ ¡Éste es un trabajo para Jon Bogdanove!

+ Una entrevista existencial con Buba

+ Arthur Suydam: una entrevista zombie

 

 

Author: Rodrigo Vidal

Biólogo, divulgador, cultista de Cthulhu y quejica profesional. Comenzó sus diatribas en revistacinefagia.com, donde sigue analizando el contenido social del cine ñoño. Ha hecho radio en Neurótica FM, Radio UNAM y actualmente en el internet a través de circovolador.org, con los programas Puros Cuentos y La Mala Cabeza. Fue guionista y conductor del programa Paracinema, el cine de lo anormal, transmitido en el canal Pánico. Es coautor del libro Mostrología del cine mexicano.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *