Iron Fist a la mexicana

Desde su estreno el pasado 17 de marzo, la más reciente serie de Netflix basada en personajes Marvel (y que presenta al último integrante que ha de conformar al grupo de Los Defensores) ha recibido opiniones encontradas: que si es una buena serie, que si es muy mala, que si está pésimamente documentada en lo que son las artes marciales o que si es la más floja de las series marvelitas presentadas por este importante canal de streaming. Lo cierto es que todas las opiniones tienen algo de razón. También es cierto que gracias a esto Iron Fist ha ganado muchísima popularidad.

Aunque algunas de las series de reciente publicación en México han tenido la oportunidad de traer a Iron Fist a la escena nacional, el personaje es bien conocido por el lector mexicano de cómics, o al menos por quien lee cómics Marvel desde los años 70, década en que el héroe salió a la luz, siendo publicado de manera casi simultánea tanto en su país de origen como en este lado de la frontera.

 

 

 

OEPISA, la editorial que se hizo con los derechos de Marvel cuando La Prensa dejó de publicar cómics en México, apostó por un género que se había puesto de moda gracias a dos acontecimientos importantes: la muerte de Bruce Lee y la transmisión de la serie Kung Fu, estelarizada por David Carradine en el papel de Kwai Chang Caine. Así, bajo el sello MACC División Historietas, en 1974, entre un grupo de publicaciones genéricas, apareció el título Kung Fu: Maestro de Artes Marciales, estelarizado en un principio por Shang- Chi, a quien pronto se unió un personaje prácticamente recién nacido, conocido en México como Puño de Acero.

Debido a que las historias de Iron Fist publicadas en las páginas de Marvel Premiere (título que presentaba sus aventuras) eran aún muy pocas, en México se repitió la fórmula utilizada con El Sorprendente Hombre Araña (cuando La Prensa pidió autorización a Marvel para dibujar sus propias historias de relleno y así poder publicar las correrías del arácnido de forma semanal), aunque todo indica que los números de Puño de Acero se hicieron sin el permiso expreso de Marvel. De cualquier forma, la mayoría de los episodios que se publicaron bajo el sello MACC fueron realizados en su totalidad en México.

 

Con el maestro José Luis Durán como director de arte de la editorial, él mismo, ayudado por Carlos Moro y José Durón, se hizo cargo de la parte gráfica del título en cuestión. De esta forma, el Puño de Acero publicado en México a mediados de los 70 fue prácticamente un personaje de manufactura mexicana.

Cabe señalar que las artes marciales como género de historieta tuvieron una gran aceptación en nuestro país. Aparte de publicar cómics regulares, MACC editó revistas en tamaño tabloide, las cuales no sólo contenían cómics sino también información sobre el artemarcialismo. Evidentemente influidos por el éxito de la revista Kung Fu y sus personajes Shang -Chi y Puño de Acero, MACC publicó una revista de creación propia, La Chica de Kung Fu, que fue presentada como si se tratara de un spin-off de Shang-Chi.

La Chica de Kung Fu contó con arte del insuperable Juan Alba quien, poco más tarde, al lado del maestro Durán, le dio forma gráfica a El Pantera, la más grande creación del escritor Daniel Muñoz. Por ello no es de extrañar que Gervasio Robles sea un experto en artes marciales.

 

 

Créditos imágenes: Gonzaspider y Baúl del Cómic

 

                                   Comparativo de la portada original y la Made in México

Otros posts de interés

+Podcast Comikaze #85: Entrevista con Adam Hughes

+Ramón Valdiosera: protagonista de la historia

+Dibujar a Miles Morales, el nuevo reto de Óscar Bazaldúa (entrevista)

 

 

Author: Everardo Ferrer

Everardo Ferrer es promotor y difusor de la cultura del cómic desde 1994, cuando publicó por primera vez El Factor Mutante en las páginas de la revista Códice Rock. Ha colaborado en las publicaciones especializadas más importantes que se han impreso en México: Súper Cómics, Noveno Arte, Comic Zone y Cenizas: Revista Narrativa Gráfica. Es socio fundador de Comikaze y fue el articulista más longevo de Grupo Editorial Vid, papel que repite en Editorial Kamite.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *