Entrañas y botanas: reseña de Venom

Por Jorge Tovalín

 

Desde que se dio a conocer el proyecto de filmar una cinta basada en Venom, el famoso protector letal de Marvel Comics, creado por Todd McFarlane y David Michelinie, los fanáticos del Hombre Araña y su galería de supervillanos se mostraron emocionados. Pero hace algunos meses, cuando surgieron las primeras imágenes del británico Tom Hardy (Dunkirk, Mad Max: Fury Road, The Dark Knight Rises) convertido en la criatura alienígena, las opiniones se dividieron, principalmente por el aspecto del peligroso y repulsivo personaje.

Mientras que hubo muchos que aplaudieron el notable trabajo de efectos especiales (aceptémoslo, antes no existía la tecnología posible para representar adecuadamente a Venom, y la prueba está en la versión presentada por el cineasta Sam Raimi en Spider-Man 3), también hubo fanáticos que, por alguna extraña razón, se dijeron decepcionados antes de ver la película.

Por si esto fuera poco, el estreno de Venom, producida por Sony en sociedad con Marvel, vino acompañado de una desafortunada queja de Hardy, quien una semana antes de la llegada del filme a las salas de proyección, expresó su desacuerdo con el trabajo de edición, alegando que se habían eliminado alrededor de 45 minutos de sus escenas favoritas. Eso fue todo lo necesario para que medio mundo perdiera su fe en la cinta. Si a esto le sumamos que algunos miembros de la prensa la compararon muy equivocadamente con bodrios como Catwoman, Elektra, o la decepcionante F4ntastic Four, el panorama pintaba de un negro viscoso para la película de Ruben Fleischer, director de las muy disfrutables Zombieland y Gangster Squad.

 

¿De qué va Venom? En pocas palabras, Tom Hardy da vida a Eddie Brock, un ambicioso reportero de televisión, quien gracias a sus notas de denuncia social se ha ganado el respeto y admiración de los habitantes de San Francisco, ciudad a la que llegó tras perder su empleo en Nueva York (uno de tantos guiños al universo de Spider-Man). Sin embargo, su hambre por hacer el bien sin medir las consecuencias lo deja nuevamente sin trabajo, sin prometida y sin un lugar dónde vivir. Venido a menos y pasando por un momento oscuro en su vida, Brock se juega el todo por el todo, buscando desenmascarar al dueño de una organización que experimenta con humanos enfermos para buscar la fusión perfecta entre estos y unos parásitos alienígenas con capacidades regenerativas. De forma accidental, Brock es invadido/contagiado por uno de estos alienígenas simbiontes, autodenominado Venom, tras lo que obtiene una fuerza y poderes asombrosos que no puede controlar en solitario.

¿Es Venom tan mala como se ha dicho? ¿Es justo anticipar (o desear) su fracaso? No. A pesar de no situarse en el Universo Marvel cinematográfico y de no contar con la mística de dichos filmes, Venom es una película muy entretenida. Cargada de acción humor negro (sin llegar a la guarrez de Deadpool), el nivel de violencia de Venom coquetea constantemente con el gore, pero sin entrar de lleno en este recurso, por miedo a perder audiencia. Aun así, la característica agresividad del personaje no decepcionará a los fanáticos del personaje, mostrándose brutal en más de una ocasión. Sí, la trama tal vez peca de simple-lineal, pero eso no es raro en las cintas de origen, donde usualmente el protagonista (Spider-Man, Iron Man, Thor, Doctor Strange) es un cretinazo que se redime tras descubrir que puede usar sus nuevas habilidades para el bien común.

¿Vale la pena el boleto? Si eres un enorme admirador del personaje y no concibes la idea de que Venom, Eddie Brock o su historia no sean idénticos a como lo leíste en tus cómics, tal vez esta no sea tu película. No la veas, no hagas corajes. Pero si ya has entendido que las adaptaciones del cómic al cine están enfocadas en un público mucho mayor y más diverso que el cada vez menor círculo de lectores de historietas, es probable que la disfrutes. Y si no eres lector de cómics o fan de Venom, mucho mejor… puedo apostar que pasarás un muy buen rato.

A continuación, un breve repaso a título personal de lo bueno y lo malo de la cinta. Ojo, puede contener spoilers.

 

Lo bueno

+Venom es un monstruo muy carismático

+Los monólogos internos entre Eddie y el simbionte

+En cuanto a efectos especiales, la apariencia, textura, movimientos y habilidades de Venom son un verdadero logro

+La cinta lanza más de un puñado de referencias a personajes y lugares del universo de Spider-Man

+Más allá de las escenas post-créditos, la dinámica entre Eddie Brock y Venom deja ganas de ver una secuela

+Al final de la cinta, Eddie y Venom forjan una relación que recuerda en cierta forma a la del joven John Connor y el exterminador de Terminator 2

+La voz de Venom

+La pelea entre los simbiontes (mostrada en los últimos trailers) es bastante fluida y la animación no es confusa, como uno temería

 

Lo malo

+Es muy notoria la autocensura que sufrió la cinta para lograr una clasificación que no fuera exclusiva para adultos

+En el último cuarto de la cinta, Venom cambia de intereses sin mayor razón. De ser un alienígena que sólo busca sobrevivir en el cuerpo de Eddie y servir a sus propios fines, se convierte en defensor del planeta Tierra, sin un verdadero motivo de por medio

+La película se siente un tanto breve

 

CALIFICACIÓN: ⭐⭐⭐⭐

Author: Jorge Tovalin

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM, estudia la Maestría en Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad Iberoamericana. Fue productor y conductor del programa de radio semanal sobre cómics La Quinta Dimensión, en la estación cultural 95.7 FM El Politécnico en Radio (2004-2007). Fue articulista de Editorial Vid por cuatro años, en títulos como Batman, Superman, Justice, Wonder Woman, Watchmen y Una muerte en la familia, entre otros. Desde 2008 es coordinador editorial de Comikaze, único medio impreso mexicano dedicado en su totalidad a la difusión del cómic. En los inicios de Editorial Kamite se desempeñó como articulista, antes de ser invitado a ocupar el cargo de Editor en Jefe de Bruguera Comic Books, tarea hasta realizó que el proyecto cerró a fines de 2015. Durante seis años (2012-2018) fue coordinador de prensa y community manager de La Mole Comic Con, fungiendo como content manager la primera mitad de 2018. Actualmente colabora con Caligrama Editores.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *