Moronitas de humor: los Comics Hormiga de Beto Oliva

 Por Jorge Tovalín

 

Comics Hormiga es el actual caballo de batalla de Beto Oliva, pedagogo egresado de la UNAM pero publicista por azares de la vida, trinchera desde la que ha aprendido a observar el comportamiento humano para plasmarlo en divertidas viñetas que desde marzo de 2018 arrancan carcajadas a quienes se topan con este proyecto en Facebook.

Aunque desde entonces apenas ha publicado una treintena de tiras, el camino de este afable humorista se remonta varios años atrás. Pero dejemos que sea él quien nos platique de este esfuerzo por medio de una charla que sostuvimos con él vía remota, en plena crisis sanitaria.

¿Cómo defines a Comics Hormiga? ¿Qué idea engloba el proyecto?

Llevo muchos años tratando de ser dibujante, queriendo dibujar cómics de manera profesional, pero debido a los rumbos por los que me ha llevado la vida no lo he logrado. Desde la primaria fui el güey que hacía dibujitos. A lo largo de este tiempo he vuelto a intentarlo una y otra vez. Primero tuve un blog donde publicaba chistes (http://soybeto.blogspot.com/, activo de 2006 a 2015), incluyendo las tiras de Las aventuras de Benito Juárez, Viajero del tiempo. En ese blog armaba chistes con Photoshop, algún dibujillo, o alteraba la portada de un disco, pero nunca fue un cómic constante, como yo habría querido.

En una ocasión, a mi amigo el escritor Gabriel Rodríguez le ofrecieron una sección cómica en el desaparecido periódico El Centro, y me jaló a trabajar con él, pero ninguno de los dos sabíamos dibujar, así que ahí medio tratábamos de hacer monitos. Como inspiración tuvimos la forma en que Jis y Trino trabajaban en La Croqueta, sección humorística semanal de La Jornada a finales de los 80. Ahí tenían una plana que llenaban con chistecitos sobre determinado tema. Así que eso hicimos en el periódico, donde nuestra sección se llamó Dos de suadero. Trabajar en ella era muy bonito, porque la hacíamos en una sola noche. Cada uno pensaba sus chistes, los tratábamos de dibujar y ahí se iba. La verdad nos quedaba muy buena. Pero la vida me fue llevando a otras ocupaciones y por eso nunca le he dedicado el tiempo que me gustaría. Comics Hormiga es mi último intento de hacer más formal esta onda de crear cómics.

No recuerdo si fue alguna vez que me acerqué a otro periódico o si alguien me pidió una propuesta de colaboración. Y como nunca le había dado un título a mis monillos, lo de Comics Hormiga se me ocurrió en el momento. Envié mis tiras pero ya no se hizo nada.

Digamos que cada dos años me renacen las ganas de hacer esto, pero en esta última iteración sí fue importante haberlo formalizado como una página de Facebook, donde puedo tener más exposición, después de haber pasado por Blogger allá en la prehistoria de 2007, y mudarme luego a Tumbler.

 

En tus tiras te burlas de la vida laboral, así como de nuestra dependencia de las redes sociales. ¿Fue un tema que elegiste a propósito o surgió de forma inconsciente?

Fue fortuito, aunque sí lo reflexioné después. En Comics Hormiga tenía mis chistes, que muchas veces son juegos de palabras o de humor nonsense, medio tonto, pero sí he notado en las tiras más recientes que me divierte mucho señalar esa relación absurda que tenemos con la tecnología.

¿Tienes autores favoritos de cómic? ¿Alguno que consideres influencia para tus tiras?

No son muy clavado de los cómics, de modo que los que me gustan sí son una influencia directa. Recuerdo que de niño me gustaba mucho Rius, pues para mí era algo súper punk ver a un güey que creaba consciencia social agarrando fotitos, litografías y escribiéndoles una pendejada. Me fascinaba, me volvió loco. Rius me educó.

En algún momento, cuando estaba en el CCH, pensé en hacer algo tipo Rius, pero entonces me di cuenta de que estaba cabrón. Luego le entré a Jis y Trino, así como a Abel Quezada, que me gustaba mucho por su capacidad de plasmar una problemática social en un formato súper amigable. Ya luego descubrí a Quino, pero no me refiero a Mafalda, sino a su otro humor gráfico, aunque él en particular no me influyó mucho. También me gusta mucho la onda del ilustrador Andy Rementer. Por ahí de 2007 descubrí a  Liniers, que me voló la cabeza y es como quien yo quisiera ser, dedicarme sólo a dibujar, vivir de eso como él, que hace portadas para The New Yorker y cuyas tiras son sindicadas en sesenta y tantos países. Todavía a mis 36 años tengo la ilusión de un día hacerlo y dedicarme a ser como Liniers.

 

¿Te es familiar el trabajo de Alberto Montt?

Sí, es muy bueno, creo que también él ha sido una influencia. Un día me siguió en Instagram. Seguro ni me ubica, pero ya puedo decir que me sigue Alberto Montt.

¿Cuál es tu proceso para armar las tiras?

Antes de tener la página de Facebook subía Comics Hormiga a Tumblr (https://comicshormiga.tumblr.com/), que terminé abandonando en febrero de 2018.  No todo lo que está ahí me gusta. Lo que quise hacer en Facebook fue darle a las tiras un formato más digerible, pensando en que puedan ser empaquetadas por si después existe la oportunidad de tenerlos en algún medio o revista. En mi etapa en Tumblr experimentaba más con las herramientas, por lo que los comics se ven muy heterogéneos: hay unas tiras con acuarela, con lápiz, otras más ilustradas, pero viéndolas en retrospectiva me incomoda que tengan tantos estilos.

 

La verdad es que a los cómics les dedico un ratito por la noche, cuando me siento con mi esposa (Mayuli Rojas, creadora de Dibujando los días). Llevo mis notas en la computadora, donde guardo un buen de ideas que no he dibujado, pero entre más tiempo dejo pasar, algunos de los chistes se han vuelto obsoletos al perder vigencia. A veces en cuanto se me ocurre un chiste lo escribo completo en mis notas, y en otras ocasiones es sólo la idea general. Tengo tres años intentando bajar una idea llamada Princesaurias, pero no he sabido cómo hacerlo. En esta última versión de los Comics Hormiga he estado dibujando directamente en la tableta, porque quiero mantenerlo todo sencillo, en vez de alargar los pasos al dibujar en papel y luego escanear y colorear. También puedo simplemente dibujar en una servilletita, tomarle foto, pegarla en Photoshop y dibujar sobre ese trazo.

 

¿Eres tu propio lector de pruebas o le muestras tu material a alguien más antes de publicarlo? ¿Eres estricto con la calidad de tu humor?

Muy poco, y a lo mejor tiene que ver con que no publico mucho. Desde la libreta de chistes sé si algo va a jalar o no. Ya que empiezo a dibujar no hay marcha atrás. Cuando tengo dudas voy con mi esposa, le muestro mi dibujo y si lo vemos necesario le cambio el cierre o algo por el estilo.

Entre tus chistes más compartidos están los dedicados a Thanos, los gatos influencers, y el personaje de Mamá Hacker. ¿Cuál ha sido el recibimiento de Comics Hormiga?

Creo que han gustado. Tengo un círculo reducido de amigos que me ayudan a compartirlos, pero creo que mi público apenas se está consolidando. La tira de los trastes sucios fue muy compartida hace poco por esto del encierro, pero cuando publico cosas relacionadas con redes sociales me encuentro con otro público distinto, integrado por la gente que sabe qué onda con el community managament.

En cuanto a Mamá Hacker Comics, pareciera que es un personaje fijo, pero ciertamente fue una ocurrencia usar ese título, como si se tratara de una serie de tiras. También tengo otro título de tiras, que es Comerciales Culeros, de los que sólo he sacado dos, pero sé que a este tema todavía puedo sacarle mucho jugo por lo mismo de mi trabajo en publicidad. De hecho tengo los Comics de Agencia de Publicidad, así como los Community Manager Comics.

 

¿Cuáles son tus planes a corto plazo?

De entrada quiero tener un comic a la semana. Nunca he podido tener un stock de tiras. Una vez que llegue al ritmo de una a la semana, habría que incrementarlo a dos entregas semanales. Ese sería mi escenario ideal para tener una masa de audiencia más sólida. No me urge monetizar, pues tengo un trabajo, pero me encantaría que la vida me llevara a eso. La neta me gustaría vivir de esto, que se convierta en un ingreso para mí al mismo tiempo que me permita hacer reír a más gente.

***

Checa las tiras de Beto Oliva en

comicshormiga.com

https://www.facebook.com/comicshormiga/

Author: Jorge Tovalin

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM, estudió la Maestría en Mercadotecnia y Publicidad en la IBERO. Fue productor y conductor del programa de radio semanal sobre cómics La Quinta Dimensión, en la estación cultural 95.7 FM El Politécnico en Radio (2004-2007). Articulista de Editorial Vid por cuatro años, en títulos como Batman, Superman, Justice, Wonder Woman, Watchmen y Una muerte en la familia, entre otros, desde 2008 es coordinador editorial y coeditor de Comikaze, único medio impreso mexicano dedicado en su totalidad a la difusión del cómic. En los inicios de Editorial Kamite se desempeñó como articulista, antes de ser invitado a ocupar el cargo de Editor en Jefe de Bruguera Comic Books. También ha trabajado con Caligrama Editores y Corteza Editorial, sellos especializados en cómic. Desde 2012 ha colaborado con La Mole Convention, ya sea como coordinador de prensa, content manager o community manager, y desde 2019 forma parte del equipo de apoyo del popular youtuber especializado en juguetes Madhunter.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *